Pilar, sin lugar a duda, es un referente a seguir. Es el pilar de su familia y también de todos los que estamos a su alrededor. Es un ejemplo de resiliencia emocional, de superación, del esfuerzo constante, del que se pueden conseguir logros peses a las barreras que la vida te ponga. Su compromiso e implicación es su mayor virtud. Por tu fuerza en los momentos difíciles en los que tu peque no atravesaba su mejor momento, y por tu implicación absoluta frente a las adversidades, por la intensidad con la que afrontas cada proyecto, sin olvidarnos de la ilusión, la energía y la luz que desprendes.