Mª José siempre ha estado pendiente de todo lo relacionado con el comedor, especialmente de los niños y niñas. Preocupada porque recibieran una alimentación equilibrada y saludable, priorizaba siempre el bienestar de los niños ante cualquier otro interés. Cuidaba al extremo a las monitoras para que hicieran bien su trabajo y estuvieran todas muy pendientes de las alegáis y muy exquisita con la limpieza de todo. Mª José se acaba de jubilar y en los días próximos a su despedida, los niños, que la adoran, la han vitoreado todos los días y mandado un aluvión de cartas con expresiones de un cariño súper profundo. Mª Jose, todos (niños/as, padres/madres y maestros/as) te echaremos de menos.