Es un placer ver el aula Duke del centro. El trabajo que hacen a diario con el alumnado TEA es maravilloso. Sus objetivos de inclusión de integración se ven en cada rinconcito de su grato espacio y en la vida del centro. A cargo de dos profesionales estupendas Rosa Tognaccini Noguera y Marta Casado Santiago, con unos currículos llenos de títulos pero sobre todo de gran corazón y muy profesionales. El espacio en los recreos se llena de olor a plastilina, o a técnicas de estudios o a técnicas de relajación… con alumnado de todo tipo consiguen crear escenarios inclusivos estupendos. Muy grandes y geniales, como el alumnado que las acompaña.