Que la vida es complicada lo sabemos todos y todas, que nos falta el tiempo para mil cosas y que el día empieza y se acaba en un “pispás”… pero aún así en el Dulce tenemos la fortuna de contar con un grupo de familias de élite, que dan cada hueco de tiempo de sus vidas al cole, sin pedir nada, sin cansancios, siempre pensando en lo mejor que pueden hacer para el alumnado del Dulce.